Cómo diseñar un proceso productivo

Una vez determinadas las características del producto o servicio que vas a desarrollar y apoyándote siempre en las previsiones de venta y en el estudio de mercado que realizaste en el plan de marketing, debes diseñar e implantar tu proceso productivo, en el caso de que decidas producir con tus propios medios.

El concepto de proceso productivo designa a aquella serie de operaciones que se llevan a cabo y que son necesarias para realizar la producción de un bien o de un servicio.

La implantación de un determinado proceso productivo es una decisión de carácter estratégico, que compromete a la empresa durante un largo periodo de tiempo, de ahí la importancia de la misma.

Diseño del proceso productivo

Consiste en describir detalladamente todos y cada uno de los procedimientos que componen el proceso de producción (aprovisionamiento de materias primas, procesos productivos, gestión de stocks, logística interna…), indicando los elementos materiales e inmateriales necesarios, así como los tiempos previstos para cada fase y el tiempo total de producción.

En el caso de que vayas a subcontratar parte del proceso de fabricación debes indicar con quién y bajo qué requisitos.

Si vas a prestar un servicio tendrás que describir cada uno de los pasos que conlleva la prestación del mismo.

Al igual que sucede con el diseño de producto, esta es una tarea compleja que debe ser realizada por profesionales, por ello te recomiendo que recurras a profesionales cualificados (ingenieros industriales) para que se encarguen de esta etapa.

Aun así, si decides realizar por ti mismo este proceso, de manera genérica estos son los pasos que debes seguir para diseñar tu proceso productivo:

1. Decidir el tipo de proceso productivo

Debes determinar el tipo de proceso productivo que mejor se ajuste a ambas. Los principales son los siguientes:

Según el destino del producto

  • Producción por encargo. La empresa espera a que le soliciten un pedido para elaborar el producto.
  • Producción para el mercado. La empresa no espera al encargo de un cliente, sino que produce para los consumidores en general.

Según la razón que provoca la producción

  • Producción por órdenes de fabricación. Se produce para el mercado.
  • Producción para almacén. Se produce para mantener el nivel de los inventarios en el almacén.

Según el grado de tipificación del producto

  • Producción individualizada. En ella cada unidad de producto responde a unas características específicas.
  • Producción en masa. Todas las unidades fabricadas tienen las mismas características.

Según la dimensión temporal

  • Producción intermitente. Es un proceso de fabricación que no requiere continuidad en el tiempo. Algunos ejemplos son: talleres de reparación, obras públicas, etc.
  • Producción continua. En ella el proceso de fabricación se realiza de forma ininterrumpida como ocurre por ejemplo en altos hornos, fabricación de productos químicos, etc.

Según el nivel de integración

  • Producción centralizada. Se utiliza el sistema monoplanta, es decir, todo el proceso se realiza en una única instalación.
  • Producción descentralizada. Sistema multiplanta. Esta situación exige un determinado sistema logístico para combinar y transportar los elementos productivos entre los diferentes centros de producción.

Producción “just in time” (justo a tiempo)

Consiste en comprar o producir lo que se necesita, en el momento en que hay que satisfacer la demanda del producto o servicio y únicamente en la cantidad requerida en cada caso.

Debes siempre elegir de todos ellos el que te permita servir a tus clientes de la mejor manera y al menor coste posible.

diseño proceso productivo

2. Decidir el tamaño óptimo de la empresa

El tamaño hace referencia al número de fases o etapas que compondrán tu proceso productivo.

Debes tener en cuenta entre otros aspectos: las características de tu demanda, el tipo de proceso productivo que hayas elegido, la capacidad productiva que estimes oportuna para hacer frente a las ventas previstas y los recursos financieros que poseas.

3. Concretar los equipos y tecnología necesarios

Debes determinar los equipos y la tecnología que son necesarios para la fabricación de tu producto, sus especificaciones técnicas, modelos, vida útil…

4. Concretar tus necesidades en instalaciones, edificios y terrenos

Describe las características fundamentales de las instalaciones, edificios y terrenos necesarios, explicando al mismo tiempo las características y valoración del local o locales y los permisos necesarios para su apertura.

5. Determinar tus necesidades de materias primas y materiales

Explica cuáles son las materias primas y los materiales que intervienen en la producción además de cómo vas a usarlos en el proceso.

También debes indicar cómo se almacenará el producto final y cómo se transporta hasta el cliente.

6. Definir tus necesidades de personal

Tienes que concretar el número de empleados que vas a necesitar y la cualificación requerida de los mismos.

7. Organizar el movimiento de materiales y personas

Otro aspecto a tener en cuenta es el movimiento de materiales y personas que se debe producir en la actividad diaria de la empresa.

Dibuja estos flujos teniendo en cuenta todos los aspectos que influyen en ellos para alcanzar una fabricación o prestación de servicio lo más ágil y rentable posible.

8. Fijar tu capacidad productiva

Determina la cantidad de productos o servicios que puedes producir o prestar en condiciones normales de funcionamiento en un periodo de tiempo determinado.

Has de flexibilizar al máximo tu capacidad productiva para poder adaptarte convenientemente a las variaciones de demanda que se produzcan.

diseño proceso productivo

Una vez tenidas en cuenta las cuestiones anteriores debes plasmarlas en el plan de operaciones, que es el documento donde se describen las fases y tareas del proceso productivo.

El estudio anterior determina la cantidad de materiales y materias primas que vas a necesitar, lo que te va permitir redactar el plan de compras y el de gestión de stocks.

Asimismo, mostrará el valor de las inversiones en materias primas, suministros, equipos, maquinaria, locales, personal, etc. que serán reflejadas en el estudio económico financiero (los aspectos económico-financieros) y en el plan de recursos humanos (los aspectos relacionados con el personal).

Las 7 “M” del proceso productivo

Para finalizar aquí tienes una lista de los elementos que siempre debes tener en cuenta en el diseño de tu proceso productivo:

  • Materia prima: son los componentes con los cuales se va a realizar el producto o servicio.
  • Mano de obra: son los recursos humanos que intervendrán en el proceso productivo de que se trate.
  • Método: son los pasos establecidos para lograr el cometido del proceso.
  • Máquinas: son las tecnologías, máquinas, herramientas, dispositivos… que intervienen en el proceso productivo.
  • Medio ambiente: es el entorno del proceso productivo, en el cual se tiene en consideración el orden, la limpieza, la iluminación, los niveles de ruido, etc.
  • Medición: son los indicadores que obtenemos del proceso, con el propósito de poder monitorearlo constantemente.
  • Managing: es la coordinación de todos los elementos precedentes, con el propósito de poder obtener el producto o servicio de forma eficiente y ajustándose a los estándares de calidad impuestos.

 

Me llamo Manuel Liberal y soy el creador de Formando Empleo.
Formo parte del fichero de expertos docentes de la Junta de Extremadura y la Junta de Andalucía y llevo desde 2009 impartiendo cursos de FPE en las áreas de Administración, Orientación Laboral y Creación de Empresas.
He colaborado entre otros con Caja de Extremadura, la Agencia Tributaria, Estevez Consulting Group o BBVA.
Actualmente soy formador autónomo especializado en Creación y Gestión de Empresas y Orientación Laboral.

Deja un comentario