Qué necesitas para ser un buen emprendedor

Última modificación: 6 octubre 2018

Definición de emprendedor

Según el diccionario un emprendedor es aquella persona que tiene decisión e iniciativa para realizar acciones que son difíciles o entrañan algún riesgo y concretamente eso es lo que significa montar una empresa: embarcarte en una aventura compleja, sin la total certeza de lo que va a suceder, con multitud de aspectos a tener en cuenta y en la que el riesgo (de fracasar, de perder tu patrimonio…) será siempre tu fiel compañero.

En mis clases suelo decir que montar una empresa es como intentar correr una maratón y que un emprendedor es esa persona, ese atleta, que está decidido a hacerlo. Viene muy bien esta analogía para apreciar la dificultad que supone lanzarse a realizar un proceso de emprendimiento.

Si llevamos la definición anterior al ámbito que nos ocupa, que no es otro que el de crear una empresa, hemos de utilizar el término entrepreneur (provieniente del francés) que es usado para referirse a un individuo que organiza y opera una o varias empresas, asumiendo cierto riesgo en ello.

Por lo tanto, la persona emprendedora es aquella que identifica una oportunidad (tiene una idea de negocio) y dispone los medios necesarios para aprovecharla.

De esta manera, te conviertes en emprendedor en el momento en que decides crear tu propia empresa y te pones a trabajar para conseguirlo.

Llegados a este punto resulta imprescindible diferenciar la figura del emprendedor de la del empresario, que si bien pueden parecer lo mismo, en realidad son cosas distintas.

Cuando comienzas tu proyecto, tienes una idea y empiezas a desarrollarla eres emprendedor.

Un empresario en cambio es aquella persona que dirige su negocio, que lleva tiempo haciéndolo y que, gracias a sus conocimientos y experiencia, es capaz de gestionarlo adecuadamente.

De esta manera si decides lanzarte y crear una empresa comenzarás siendo emprendedor y, con tiempo y esfuerzo, te convertirás en empresario y tu idea en una actividad que genera beneficios.

La persona emprendedora crea riqueza y empleo, crear una empresa es una buena oportunidad de obtener independencia y realización personal, muchas empresas se han formado a partir de unos inicios modestos e improvisados y siempre hay dinero para una buena idea de negocio, aunque haya que buscarlo y convencer al acreedor o acreedores de que el proyecto es viable.

¿Todos podemos ser emprendedores?

Si ya tienes una buena idea de negocio el siguiente paso es hacerla realidad ¿serás capaz de hacerlo? ¿Puede todo el mundo ser emprendedor?.

Para responder estas preguntas vuelvo a la analogía de la maratón: ¿puede todo el mundo comenzar y acabar una maratón?

Pues lo cierto es que tanto para correr una maratón como para ser emprendedor es necesario que se den una serie de circunstancias imprescindibles para ello.

Un corredor debe estar bien físicamente, le ayudan determinadas características como su constitución, su resistencia o su capacidad de sufrimiento, debe tener una buena preparación y estar completamente decidido a completar su empresa.

De la misma manera, una persona será buena emprenderora siempre y cuando reúna una serie de características personales, domine la actividad que va a desarrollar, tenga unos conocimientos como poco básicos de gestión empresarial y esté completamente decidida a llevar a buen puerto su idea y a hacer frente a todas las adversidades que esto supone.

¿Qué características debe poseer un buen emprendedor?

En principio no existe un perfil concreto que defina a un buen emprendedor, aunque está demostrado que determinadas características personales, unidas a unos conocimientos más que básicos de la actividad a desarrollar y de gestión empresarial, hacen muy posible que tengas éxito en tu proyecto.

Las características y conocimientos fundamentales que te facilitan el éxito empresarial son los siguientes:

Aptitudes personales

    • Organización.
    • Espíritu de superación.
    • Constancia.
    • Tenacidad.
    • Creatividad.
    • Capacidad para innovar.
    • Capacidad para trabajar intensamente y bajo presión.
    • Capacidad para liderar y delegar trabajo en los demás.
    • Capacidad de decisión.
    • Confianza en sí mismo.
    • Capacidad para asumir riesgos y responsabilidades.

Motivación

Alto grado de compromiso personal, ambición, ganas de trabajar y de triunfar, optimismo.

Experiencia y formación relacionada con la actividad

Es deseable tener un elevado grado de conocimiento de la actividad que se va a llevar a cabo.

Piensa que vas a entrar en un mercado donde hay individuos y empresas que llevan mucho tiempo operando ¿crees que si no haces las cosas muy bien puedes tener éxito?

Cultura empresarial

Debes poseer unos mínimos conocimientos fiscales, contables, laborales, mercantiles y en general de cualquier otra índole que estén relacionados con tu empresa.

Tener esos conocimientos te ayudará a tomar decisiones acertadas y a manejar con soltura los distintos aspectos que inciden directamente en tu negocio (asesores, administración, impuestos, proveedores…)

Capacidad de estar alerta, de prever los cambios y las tendencias, de adaptarse a ellos y aprovechar las oportunidades que le brindan

En el mundo en que vivimos todo cambia muy rápido y obligatoriamente vas a tener que adaptar tu empresa a esos cambios. Asimismo, esos nuevos paradigmas pueden ofrecerte la oportunidad de hacer crecer tu negocio.

Por todo lo anterior es un requisito imprescindible estar alerta e intentar anticiparse a los cambios y las tendencias del entorno.

Capacidad y grado de relaciones

Facilidad para entablar relaciones personales y habilidad en el trato social, es lo que suele denominarse “don de gentes”.

Un emprendedor debe poseer buenas capacidades comunicativas puesto que debe estar continuamente relacionandose con personas (clientes, proveedores, inversores, funcionarios…) que de alguna manera tienen relación con su empresa.

Capacidad para solucionar problemas.

Soluciones no problemas. (me encanta esta frase)

Conclusión

Tras profundizar en la definición y caracteristicas que debe poseer un emprendedor creo firmemente que toda persona puede ser emprendedora si se lo propone, es decir, que si realmente estás decidido a llevar a cabo tu idea hazlo, siempre teniendo en cuenta todo lo expuesto en este artículo.

Mi consejo es que antes de lanzarte a trabajar en tu idea te autoevalúes objetivamente y decidas cuáles de los requisitos de los que hemos hablado son necesarios para llevar a buen puerto tu empresa.

En función de esa evaluación idea una estrategia para obtenerlos y cumplir tus objetivos.

La obtención de habilidades personales puede lograrse a través de mentalización, auto-predisposición y constancia.

Para adquirir conocimientos o experiencia puedes recibir formación o realizar prácticas en alguna empresa del sector. Otra posibilidad sería encontrar un socio o socios que suplan los conocimientos que no posees o contratar a un profesional para ello.

Existen multitud de entidades públicas y privadas que pueden ayudarte, cualquier método es válido para lograr tus fines.

Algunos emprendedores poseen todas o la mayoría de las aptitudes y conocimientos citados, otros, por el contrario, tienen que desarrollarlos, pero de una manera u otra una cosa es cierta:

Toda persona puede ser emprendedora si se lo propone

 

Qué necesitas para ser un buen emprendedor
Rate this post

Me llamo Manuel Liberal y soy el creador de Formando Empleo.
Formo parte del fichero de expertos docentes de la Junta de Extremadura y la Junta de Andalucía y llevo desde 2009 impartiendo cursos de FPE en las áreas de Administración, Orientación Laboral y Creación de Empresas.
He colaborado entre otros con Caja de Extremadura, la Agencia Tributaria, Estevez Consulting Group o BBVA.
Actualmente soy formador autónomo especializado en Creación y Gestión de Empresas y Orientación Laboral.

Deja un comentario