Reclutamiento y selección de personal

Debes tener claro que contar con las personas adecuadas para que te acompañen en tu proyecto empresarial es imprescindible para el éxito del mismo.

Aún siendo un pequeño emprendedor, tarde o temprano llegará el momento en el que necesites contratar a profesionales que se hagan cargo del desarrollo de parte de las actividades de tu empresa, por lo que antes de contratarlos tendrás que realizar un adecuado proceso de selección de los mismos con la finalidad de seleccionar a los más adecuados.

Ten siempre presente que las personas que elijas para formar parte de tu empresa decidirán, directa o indirectamente, el presente y el futuro de la misma, por ello, debes enfocar el proceso de selección de un nuevo trabajador como una tarea de vital importancia a la que tendrás que prestar la misma atención con la que analizarías una gran inversión.

No en vano este nuevo empleado va a suponer un coste no sólo en relación al sueldo que tendrás que pagarle, sino de formación (en los cometidos que debe realizar y en los distintos aspectos de la empresa en general), de adaptación al puesto de trabajo (tendrás que dedicarle parte de tu tiempo o el de algún trabajador para acompañarle en sus primeros pasos), de errores que pueda cometer al comienzo del desarrollo de sus funciones, etc.

Por todo ello seleccionar a las personas adecuadas para que formen parte de tu equipo es fundamental, debido a que si esa persona “no funciona” el coste real para la empresa es alto (costes de realización del proceso de selección, de errores cometidos por el trabajador, pérdida de clientes…), en cambio si esa persona se adapta convenientemente los beneficios para el proyecto pueden ser enormes.

aspirante proceso de selección

Detección de necesidades de personal

Evidentemente, el momento en el que debes contratar una persona es aquel en el que se hace necesario para que la empresa desarrolle su actividad adecuadamente. Como empresario debes tener claro cuáles son tus necesidades de personal en cada momento, para lo que es imprescindible que con cierta periodicidad realices un análisis de necesidades de puestos de trabajo.

Cada puesto de trabajo en tu empresa desarrolla una serie de actividades o tareas imprescindibles para el correcto funcionamiento del negocio. Supongamos por ejemplo que eres masajista a domicilio. Las tareas básicas para desarrollar tu actividad serían: comprar los elementos necesarios para dar los masajes (aceites, toallas, música relajante…), contactar con los clientes, realizar los masajes y llevar todo el tema de impuestos de tu empresa.

Esas tareas podemos agruparlas en tres puestos de trabajo: administrativo/a (encargado/a del tema de impuestos), comercial (encargado/a de compras y la comunicación con los clientes) y operario/a (encargado/a de realizar los masajes).

A cada puesto de trabajo tendrás que asignarle una persona que se haga responsable de desarrollar las funciones del mismo. Siguiendo con el ejemplo anterior y suponiendo que estás empezando y tienes pocos recursos, podrías encargarte de ocupar los puestos de comercial y operario y dejar en manos de una asesoría todo el tema de los impuestos.

¿Cuándo vas a tener una necesidad de personal?

En el mismo momento en el que estés tan ocupado dando masajes que no tengas tiempo material de desempeñar tus funciones como comercial. En ese instante se habrá producido una necesidad de personal que tendrás que cubrir contratando a una persona o externalizando su realización.

En eso consiste el análisis de necesidades, en establecer procedimientos que te indiquen cuándo tu empresa requiere de más personal.

Una vez detectada la necesidad el paso siguiente consiste en encontrar a la persona adecuada para cubrirla.

Para ello tendrás que realizar un proceso de selección personal (en el caso de que decidas no externalizar la realización de esa tarea) bien por ti mismo o contratando los servicios de una empresa especializada.

reclutamiento de personal

En el caso de que te decidas por la primera opción debes seguir los siguientes pasos:

Análisis del puesto de trabajo

Analizar un puesto de trabajo consiste en determinar las actividades y tareas que lo componen, las condiciones en que debe desarrollarse y las responsabilidades u obligaciones que se derivan del mismo con el fin de fijar los requisitos que la persona que debe desempeñarlo ha de reunir.

El análisis de puestos de trabajo es independiente del análisis de necesidades y debes realizarlo antes de comenzar tu actividad (en el plan de negocio) y actualizarlo según vaya creciendo la organización.

A través del mismo recogerás información sobre las características del puesto que hay que cubrir  y obtendrás el “perfil del puesto“, que determinará las especificaciones que deben cumplir los candidatos en materia de formación, experiencia, habilidades, destrezas, rasgos físicos y/o psicológicos.

Reclutamiento de los posibles candidatos

Una vez obtenido el perfil del puesto comienza la búsqueda de candidatos que potencialmente puedan responder a las exigencias del mismo.

Este reclutamiento debe ser amplio y siempre teniendo en cuenta que el objetivo es contar con personas que presenten perfiles interesantes.

Para realizar el reclutamiento puedes poner un anuncio en internet, periódico o revista, acudir a una oficina de empleo, a empresas especializadas, etc.

Debes tener en cuenta que cuantos más candidatos reclutes, mayores serán las probabilidades de éxito en la contratación, pero también mayores serán los costes del proceso en relación a tiempo, esfuerzo y recursos dedicados.proceso de selección

Preselección de los candidatos

De entre todas las candidaturas debes escoger aquellas que en principio parezcan más apropiadas.

Para esta primera selección puedes optar por realizar una entrevista telefónica o un análisis preliminar de los currículos de los aspirantes. La utilización de uno u otro método dependerá del nivel de exigencia del puesto.

Te aconsejo que en primer lugar estudies los currículos seleccionando los más apropiados y que prepares un pequeño cuestionario telefónico (3 ó 4 preguntas a modo de pequeño filtro)  para que las contesten en una primera llamada.

En este  primer contacto es importante que informes a los candidatos escogidos sobre las principales características del puesto para comprobar si verdaderamente están interesados en el mismo.

Evaluación de los candidatos

Para saber cuál es el candidato más adecuado necesitarás llevar a cabo una evaluación de los mismos.

A tal efecto existen diversos métodos que puedes utilizar individualmente o combinados. Esto último es lo más aconsejable. Algunos métodos para evaluar candidatos son:

  • Análisis del curriculum vitae. Esta técnica es muy utilizada ya que es fácil de poner en práctica y aporta abundante información de la formación y trayectoria profesional de la persona. Su principal inconveniente es su subjetividad, ya que dos evaluadores distintos podrían llegar a juicios muy dispares en la evaluación de un mismo sujeto. Por otro lado, por sí sola no es fiable ya que el candidato puede facilitar datos falsos acerca de su formación y/o experiencia. Por ello siempre es bueno pedir una copia de sus títulos y una vida laboral para asegurarte de la autenticidad de los datos que ha consignado en el curriculum.
  • Test de aptitud. Son pruebas escritas que tratan de medir la aptitud general, las aptitudes principales y las aptitudes específicas que poseen los candidatos.
  • Pruebas profesionales y test de situación. Consisten en poner al candidato una prueba similar a cualquiera de las que podría encontrarse normalmente en el puesto de trabajo para el que está optando. Un ejemplo sería redactar una carta o realizar asientos contables en un determinado programa informático. Los test de situación son esas mismas pruebas en forma de test.
  • Referencias. Consiste en recoger los testimonios de las personas que han trabajado anteriormente con el candidato, generalmente de sus superiores. Hay que decir que este método no es muy fiable por dos motivos: porque las personas tienden a decir siempre lo positivo y callar lo negativo y porque las personas con las que vas a hablar son propuestas por los propios candidatos.
  • Entrevista personal. Este es probablemente el método más utilizado en la selección de personal a la vez de ser el que tiene más peso en la toma de la decisión final de admisión. Existen diversos tipos de ellas y pueden realizarse tanto individual como grupalmente.

selección de personal

Selección definitiva del candidato

Una vez que has evaluado convenientemente a los distintos candidatos debes tomar la decisión de cuál de ellos pasará a formar parte de la plantilla.

En esta fase, además de tener en cuenta todos los datos que has obtenido en la evaluación, es importante que te informes sobre las posibles bonificaciones o descuentos en las cuotas a la seguridad social a las que pudieras tener derecho por contratar a uno u otro empleado, así como de cualquier otro incentivo.

Una vez hayas recabado toda la información, tendrás que escoger al candidato que objetivamente más beneficios aporte a tu empresa y previsiblemente vaya a encajar mejor en el puesto de trabajo.

Por último, debes saber que a pesar de realizar todo el proceso correctamente, seleccionar la persona “más adecuada” no significa seleccionar la persona “adecuada”, puesto que la elección del mejor candidato no garantiza su buena integración y rendimiento en el seno de la empresa.

Será con el paso del tiempo cuando te darás cuenta de si has tomado una buena decisión o no.

Me llamo Manuel Liberal y soy el creador de Formando Empleo.
Formo parte del fichero de expertos docentes de la Junta de Extremadura y la Junta de Andalucía y llevo desde 2009 impartiendo cursos de FPE en las áreas de Administración, Orientación Laboral y Creación de Empresas.
He colaborado entre otros con Caja de Extremadura, la Agencia Tributaria, Estevez Consulting Group o BBVA.
Actualmente soy formador autónomo especializado en Creación y Gestión de Empresas y Orientación Laboral.

Deja un comentario